El misterioso evento que causo pánico en la Bogotá colonial

 “Tiempo de Ruido” un misterioso sonido acompañado de olor a azufre que provoco un pánico colectivo a la población de Bogotá de 1687 y las posibles hipótesis.

pintura de Bogotá colonial

 Hace, 331 años, exactamente un 9 de marzo de 1687. En horas de la noche, la población de la villa de Santafe (Bogotá colonial) y alrededores, fueron testigos de un evento extraño, cuando un peculiar ruido, ensordecedor que duro desde 15 a 30 minutos (según diferentes fuentes) y un hedor a Azufre. Causo un pánico colectivo en todos los habitantes de la región, produciendo que muchos residentes salieran desnudos o ligeros de ropa corriendo despavoridos a través de las calles, algunos forzaron las entradas de las iglesias y pequeñas capillas para refugiarse bajo la protección de dios, otros corrieron sin saber exactamente a donde acudir. Para algunos pobladores era el Juicio Final y para otros una expedición militar dispuesta a invadir la región.

  El estruendo no se volvió a repetir después de esa noche, aunque, el olor azufre siguió presente por varios días en toda la sabana de Bogotá, sin embargo, ya el evento se había arraigado en la memoria de todos los pobladores, produciendo una impresión tan profunda, que incluso algunas costumbres se vieron alteradas. Se crea una nueva efeméride vigente por muchos años, la de destapar en las iglesias cada 9 de marzo el Santo Sacramento y se adhirió el suceso “Tiempo del ruido” a la tradición oral Bogotana, para ser trasmitida.

 Fue documentada por los sacerdotes jesuitas Ribero (1728) y Cassani (1741), que aunque no fueron espectadores, sí, basaron sus crónicas en los relatos de algunos testigos y en el informe del sacerdote jesuita Pedro de Mercado. Los detalles que los cronistas narran sobre las características del ruido son; ocurrió en horas de la noche, tuvo una duración: de 15 minutos, según las crónicas de Ribero y 30 minutos según Cassani. Fue lo suficientemente intenso como para ser confundido con el sonido de la artillería. Se cree que no causó efectos lumínicos, deslizamientos, movimientos sísmicos, incendios, inundaciones, tormentas, ni produjo heridos ni muertos. Un detalle valioso a tener en cuenta es el fuerte olor a azufre que se mantuvo por varios días. La causa exacta de este misterioso evento, nunca fueron aclaradas en las crónicas, sin embargo, a través de los años se han propuesto algunas posibles teorías.

 

Posibles hipótesis

 Las hipótesis varían desde una manifestación demoníaca, hasta la propuesta por el padre Cassani (1741) de un posible movimiento telúrico relacionado con los terremotos del 20 de octubre de 1687 en Lima (Perú) que ocurrieron siete meses después del Tiempo del Ruido. Siglos después el geofísico Jesús E. Ramírez atribuyó, sin ofrecer detalles, el ruido a un “fenómeno atmosférico” asimismo Armando Espinosa sostiene que la causa fue una posible creciente del río Fucha. Sin embargo, las hipótesis que más fuerza han tomado son:

Posible Erupción volcánica

La erupción del volcán Machín, que se encuentra en la cordillera central o algún cráter del volcán Nevado del Ruiz explicaría algunos de los fenómenos descrito en las crónicas. En primer lugar, el olor azufrado podría alcanzar a cubrir la distancia que separa el volcán y el pueblo (140 km. en línea recta). De hecho, en 1985 el cráter Arenas del Nevado del Ruiz, hizo erupción y provoca la destrucción del pueblo de Armero, sus cenizas alcanzaron más de 500 km y el olor azufrado fue percibido por habitantes de diferentes municipios de Boyacá, Antioquia, Cundinamarca y a distancias incluso superiores; pero las cenizas no cayeron en forma uniforme en sus alrededores, pues en algunas zonas a pesar de encontrarse a distancias inferiores al nevado, no se percibieron. El efecto del ruido, también guarda un cierto parecido con otras erupciones volcánicas famosas, como la del volcán Krakatoa (isla de Java) el sonido se percibió a más de 3500 km, mientras que la del monte Santa Helena (Washington) se pudo escuchar en British Columbia, Montana, Idaho y el norte de California.

Posible Meteroide (pequeño asteroide)

Esta hipótesis propuesta por el especialista en astronomía Freddy moreno y la científica Nubia Muñoz, para la revista Academia Colombiana de la Ciencia en el 2006. Proponen que el causante fue un meteroide, que ingresó a la atmósfera terrestre, y que a causa de la resistencia de la atmósfera, generó intensas ondas de choque y al final se desintegró con varios estruendos de gran intensidad.


Esta explicación se apoya en varios aspectos. La cantidad de pequeños asteroides y cometas que pueden colisionar con la Tierra es bastante numerosa. El número aproximado de objetos entre 1 y 10 metros (un tamaño que puede generar un evento de características semejante) en órbita cercana a la Tierra es calculado en poco más de mil millones. La entrada de material extraterrestre no es ocasional, ocurre muy a menudo. Estimaciones recientes establecen que la Tierra recibe diariamente cerca de 500 toneladas, la mayoría con tamaños microscópicos y al año según estudios ocurren entre 10 y 40 explosiones de pequeños asteroides.


Sé ha conocido que usualmente, la entrada de un meteorito viene acompañada por fuertes estallidos sónicos (en algunas ocasiones tan fuertes como para mover el terreno) fenómenos luminosos, lluvia de restos de meteoritos y, en algunos casos, aunque no muy frecuente, los olores intensos, que los testigos refieren como de tipo “azufrado”. En un 85% de las caídas de meteoritos en las que se escuchan explosiones, sólo en un 55% se observa el fenómeno luminoso. También están los casos en que el meteroide se consume completamente en la atmósfera, antes de llegar al suelo.


La prueba de que el ruido escuchado en Bogotá guarda relación con un meteroide, es la similitud con el fenómeno sónico sentido en Chelyabinsk (Rusia) el 15 de febrero de 2013. La onda sónica, sorprendió a los habitantes de esta región, y causó heridas a más de un millar de ellos debido a el rompimiento de los vidrios a raíz de la explosión sónica, producida por el paso del meteroide a más de veinte kilómetros sobre los cielos de esta ciudad. Este fenómeno también causó la caída de un muro en una fábrica, un pequeño temblor y la captura de ondas de infrasonido en lugares apartados de Rusia.

 

Conclusiones

  La hipótesis del meteroide puede explicar algunas características de la crónica. Sin embargo, es extraño que nadie haya observado algún fenómeno lumínico durante la entrada, ni explosiones. Tampoco hubo reportes de la parecencia de meteoritos en el suelo. Hasta la fecha no sé ha conocido ninguna entrada de meteroide que pueda generar explosiones que se mantengan por tantos minutos. El tiempo de duración que los cronistas reportan podría explicarse si tenemos en cuenta que proviene de testigos que entraron en pánico colectivo. Los estudios en percepción demostraron que los relatos de testigos bajo una fuerte carga emocional, tienen una predisposición a exagerar los relatos e incluso a agregar episodios que no ocurrieron en realidad.

  Sabemos ahora que los recuerdos no quedan congelados en las mentes de las personas: se van reconstruyendo conforme pasa el tiempo.

 Se debe tener presente, que tanto Ribero (estuvo en Santafé varias décadas después) como Cassani no fueron testigos del evento y que escribieron sus crónicas basados en relatos de testigos e informes, unos cuarenta o cincuenta años después de ocurrido el fenómeno. Esto puede indicarnos que se debe considerar con cautela y no asumirlo como una fiel descripción de lo ocurrido, ya que es posible que haya sido alterado debido a el afán de dar cuenta de las características del evento en los tiempos que se documentaron, por otro lado es posible que los cronistas tomaron este hecho para recrear una historia de la llegada del Apocalipsis. Básicamente para “moralizar a los santafereños” de aquel entonces. Lo más probable es que lo sucedido esté en un punto intermedio y la hipótesis de la entrada de un pequeño asteroide, que ocasionó un gran estruendo, bien podría explicar ese extraño evento que forma parte del folclore de la Santafé colonial y que quedó convertido con el paso del tiempo en mito y leyenda colonial.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: